Nada se mantiene igual en el mundo de los negocios, y algunas veces los empleados lo pasan mal. Aquí hay cinco maneras en que puedes ayudarles a rodar con lo que venga después.

Fusiones, compras, reducción de personal: estas son solo algunas de las formas en que las empresas pueden transformarse literalmente de la noche a la mañana. Si bien estos movimientos a menudo ayudan a una empresa a seguir siendo competitiva, también resultan en cambios profundos en la estructura organizativa u otras interrupciones en el status quo. Ayudar a sus empleados a superar la ansiedad que conlleva estos cambios puede ser muy difícil.

Aquí hay 5 maneras poderosas en que puedes ayudar:

 

  1. Tómate tiempo para mirar y escuchar.

Si sabe que se avecinan cambios, y para la mayoría de las organizaciones, tómese el tiempo para observar y escuchar atentamente a sus empleados. Ya sea una reestructuración importante o una modificación de un procedimiento bien establecido, el cambio (o incluso la ansiedad por el cambio inminente) puede desestabilizar a sus empleados e impactar negativamente en el lugar de trabajo. Algunas veces los empleados expresarán su ansiedad directamente a usted, pero otras veces su ansiedad se hará evidente a través de cambios en su comportamiento o desempeño. Este es especialmente el caso cuando el cambio amenaza sus rutinas cómodas y estables. Tómese el tiempo para observar y escuchar el pulso de su organización, y luego tome medidas para lidiar con la ansiedad que puede detectar.

 

  1. Demuestra tu genuina preocupación

Los grandes jefes se dan cuenta de que no pueden lograr sus objetivos si su gente no se desempeña de la mejor manera. Los empleados, especialmente en tiempos de estrés y desafío, buscan soluciones en la administración. Buscan orientación cuando se sienten inseguros y aislados de las decisiones de la organización que están fuera de su control.

Como primer paso, sé un ejemplo de transparencia y honestidad. Abrir las líneas de comunicación entre directivos y empleados. Hable abiertamente y con regularidad acerca de lo que sabe, y anime la participación. Demuestre que realmente se preocupa por el bienestar de su gente al comprender sus preocupaciones y haciendo lo que pueda para ayudarlos. Esto no solo lo ayuda a resolver cualquier problema sobre el que tenga una influencia directa, sino que también los ayuda al permitirles hablar libremente sobre lo que les preocupa.

 

  1. Arregla lo que puedas

Después de escuchar las inquietudes y recopilar opiniones, arregle las cosas sobre las que tiene control. A menudo, la incertidumbre es el resultado de una mala comunicación o malentendidos. Si, después de escuchar a sus empleados, descubre una solución fácil para disipar su angustia, tome la iniciativa de arreglar lo que pueda lo más rápido posible. Una palabra o guía tranquilizadora de la gerencia puede tener un impacto profundamente positivo en los empleados en tiempos de incertidumbre. Si encuentra que los problemas causados ​​por el cambio están fuera de su alcance, evite prometer a sus empleados cosas que no puede cumplir o no tiene ninguna promesa de negocios en primer lugar.

 

  1. Ser positivo y buscar oportunidades

Permanezca positivo. Desafíe a sus empleados a tomar la iniciativa y buscar soluciones, nuevas ideas o ahorros de costos. Mire los procedimientos y políticas estándar y repárelos, o proponga alternativas teniendo en cuenta los resultados finales.

Al alentarlos a tomar la iniciativa, los ayuda a seguir avanzando, enfocados en lo que se puede o puede hacer, en lugar de fijarse en los eventos sobre los cuales no tienen control. Como grupo, propongan soluciones creativas a los nuevos desafíos creados por el cambio.

 

  1. Entrenar y preparar.

Si tiene la oportunidad y los recursos, haga que los empleados dispongan de tiempo para aprender nuevas habilidades. Déles la oportunidad de prepararse para el cambio con más habilidades o experiencia. La preparación y la capacitación pueden ayudarlos a pasar más fácilmente a nuevos roles, o buscar trabajo en otras áreas u organizaciones, en caso de que se convierta en una necesidad.

 

Si bien es posible que su bola de cristal no pueda decirle exactamente lo que viene a la vuelta de la esquina, revisar los pasos anteriores para que pueda implementarlos rápidamente puede ayudar a todos a sobrellevar el cambio. Un poco de tiempo dedicado a esto ahora le ahorrará mucho tiempo después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *