Como todos sabemos, en cualquier empresa u organización desarrollar el cargo y papel de gerencia no siempre es fácil, multitud de detalles y aspectos del día a día inciden en la gestión. Mientras que al comienzo de tu carrera es probable que fueras solo responsable de tu trabajo solo, ahora es tu deber inspirar, liderar y motivar a tu equipo para lograr un conjunto de objetivos para la organización.

¿Es más fácil decirlo que hacerlo? verdad? Como sabemos no será fácil trabajar con todos y garantizar que todo funcione sin problemas puede resultar un desafío.

Entonces, ¿Cómo se puede ser un gran gerente, que muestra autoridad y liderazgo, al mismo tiempo que mantiene el respeto de sus compañeros? Aquí hay algunos de nuestros mejores consejos para una gestión eficaz.

1) Mantener una buena comunicación.

Los empleados desean mantenerse al tanto de los proyectos en curso, los objetivos y los plazos, por lo que es esencial que se comunique bien con ellos y les informe sobre los acontecimientos dentro de la organización. También es esencial que aliente la retroalimentación y que su personal sienta que pueden acercarse a usted con cualquier pregunta o problema que quieran abordar, por lo que es fundamental que su personal esté accesible.

 

 

2) Construir relaciones de trabajo positivas

Es importante conocer a los miembros de su equipo de forma individual, no solo a nivel profesional sino también a nivel más personal. Cuando se esfuerza por conocer un poco más sobre el desempeño de sus colegas y lo que les interesa, se creará una mejor relación entre el equipo.

 

3) Reconocer buen trabajo

¡No seas uno de estos jefes que solo da retroalimentación cuando tienes algo que criticar! Al brindarle a su personal comentarios positivos, ayudará a desarrollar su confianza y los alentará a participar más en el futuro, por lo que es vital que reconozca sus logros y el esfuerzo que están realizando. Fomente la creatividad y asegúrese de que todos estén claros sobre lo que se espera de ellos.

 

4) Ser real

Tu equipo no espera que seas sobrehumano, por lo que, si sientes la presión y necesitas ayuda, no tengas miedo de admitirlo y si cometes un error, ¡confía! Al mostrar su lado humano y al permitir que su personal lo conozca un poco mejor, su equipo se sentirá más relajado y cómodo al acercarse a usted.

 

5) Ser decisivo

Un buen líder debe poder afirmar su autoridad y tomar decisiones importantes para el equipo. No hay espacio para la descamación en un rol de liderazgo, por lo que es crucial que se apegue a sus armas y opte por lo que cree que es el mejor negocio.

 

6) Delegar trabajos a las personas adecuadas.

Parte de la razón por la cual es vital establecer una relación con su equipo y conocerlos individualmente es para que pueda evaluar cuáles son sus puntos fuertes. Las personas se desempeñan mejor y están más comprometidas en roles en los que sienten que están empleando sus mejores habilidades, por lo que delegar funciones adecuadas que se adapten a cada una tendrá un impacto significativo en la productividad del equipo.

 

7) Manejar el conflicto

Cuando hay conflicto en el lugar de trabajo, no debe ignorarse. Hacer la vista gorda podría llevar a una atmósfera negativa, lo que podría tener implicaciones para la productividad del personal y la comunicación entre el equipo podría sufrir. Cuando surge un problema, es crucial que se aborde de inmediato antes de que se desarrolle.

 

8) Pongase como un buen ejemplo.

Su personal lo buscará en busca de orientación e inspiración, por lo que es esencial que dé un buen ejemplo para ganarse su respeto. Si espera que se comporten profesionalmente y se comprometan con su trabajo, es vital que lo haga usted mismo. Asegúrese de que está haciendo su trabajo, continúe desarrollando su carrera y apoye a su equipo para que lo haga también

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *